el Blog de los Backliners

el Blog de los Backliners

lunes, 19 de noviembre de 2007

Los pelos como escarpias.

Sumidos en una profunda reflexión nos quedamos el último día del ensayo, Hannibal casi se electrocuta.

Una cerveza que se cae, un charco que se pisa, una guitarra en una mano, y el micro en la otra, ZAS! el codo temblando.

Parece broma, y casi siempre que se organiza un bolo, es todo en plan buen rollo, risas y diversión, sin tener en cuenta, que lo primero que deberíamos hacer (y casi nadie hace) es comprobar si el escenario tiene toma de tierra, por ejemplo, si está todo bien montado, y si no hay peligro de morir electrocutado, o por lo menos, de no llevarse un buen "latigazo". (En nuestro caso tenemos suerte de que nuestro técnico Raúl, está pendiente de todo eso y más).

Pie de Foto: No, no es la central nuclear de Springfield, son los pedales de Hannibal.

Pero tocar unas cuerdas metálicas, conectadas a un aparato de muchos watios, no es ningún chiste:

"Carlos Rivolta, el bajista argentino del grupo catalán Dusminguet, falleció electrocutado, tras recibir "una descarga eléctrica" cuando el grupo ofrecía la última canción del último concierto de los tres que había celebrado en México (...)". El grupo ofrecía en ese momento el último bis, y Carlos Rivolta, cansado, se sentó sobre unas escaleras metálicas situadas en un extremo del escenario, cuando se oyó una descarga eléctrica y el músico cayó al suelo."

"Inconsciente en el suelo terminó el guitarrista de "Los Bunkers", Francisco Durán, después de recibir una descarga eléctrica mientras la banda realizaba un concierto en una discoteca. (...) el accidente ocurrió pasadas las 2 de la mañana, minutos después que la banda comenzó su presentación ante el público." Habían cantado sólo dos canciones, cuando un desperfecto en los equipos de sonido instalados en el escenario provocó un corto circuito que electrocutó a Francisco Durán cuando éste tomó el micrófono para cantar", dijo Caro. El desperfecto se habría debido a que una de las botellas de agua mineral que estaban puestas a los pies de los artistas para que se refrescaran se dio vuelta y cayó sobre el pedal de la guitarra de Durán. "

"El 3 de diciembre de 1965, Keith Richards es electrocutado y cae inconsciente durante un concierto de Los Rolling Stones en Sacramento, California".

"Les Harvey (de Stone the Crows) murió electrocutado en medio de un solo en una actuación en el Top Rank, en Swansea, delante de sus fans al pisar unos cables con los pies mojados."

Por no mencionar leyendas urbanas como la que habla acerca del cantante de Kiss, que se electrocutó la lengua al estamparla en el micro, así que se hizo un injerto de vaca, y de ahí ese húmedo apéndice bucal.

El caso es que pocas veces prestamos atención a las tomas de tierra, pero deberíamos de negarnos SIEMPRE todos los músicos a tocar en sitios donde la seguridad no significa nada.

Aún recuerdo mi primer concierto, hace un montón de años en la Bañeza, con la Memphis Mafia. Llovía a mares, pero como el público aguantaba bajo el agua y no se marchaba, decidimos subir a tocar. Empapados y sólo protegidos por unos cartones en el suelo, que nos aislaban, durante breves minutos, ya que en poco tiempo se mojaban, tocamos todo el repertorio, un gran espectáculo. Ahora, con la perspectiva y la serenidad de la experiencia, no volvería a hacerlo.

En la foto, el escenario del Pub la Piscina, en Banuncias, con Raúl Valdezate comprobando el cableado.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

todavia vas a pueblos o locales donde te dicen que el grupo cobra mucho,sin tener en cuenta (ellos)que se cobra a razón de:horas de ensayo,desplazamiento (gasolina),alquiler de equipo(si no tienes,¡claro!),caché de discos o festivales y si encima hay riesgo de palmarla...vosotros direis.Un saludo a todos y cuidadin.

Hannibal Backliner dijo...

Ya te digo. Lo que pasa es que las ganas de tocar casi siempre están por encima del sentido común.

Por cierto, lo del local de ensayo no fue un simple calambre, os lo aseguro. Las pasé putas, sudores, el corazón a toda leche, y el brazo doliéndome al día siguiente. Fue un buen susto.

El Conde de Montecristo dijo...

Creo que siempre y casi todos los músicos que conozco,han tenido un percance similar Anibal.yo sin ir mas lejos;no hay dia que arrime el morro al micrófono,y me de un calambrazo que me deja los dientes temblando.En los micrófonos es normal,aunque sean de marca o valgan 1800 euros,pero en guitarras y bajos es más jodido que ocurra.Si no te a ocurrido más veces,tienes que mirar por qué te ocurrió en ese momento,así no te llevaras otra sorpresa.(si encuentras el motivo,¡claro!)Saludos y tranquilo anibal.Son gajes del oficio.(Por cierto,por fin puedo poner mi nombre de guerra en vez de Anónimo dijo...(El Conde de Montecristo))¡¡forever rock&roll!!Llegara nuestra vengaza con el rock!!

DrMax dijo...

¡Siempre fuisteis unos temerarios!

spring dijo...

menudo susto,pero aníbal es mucho aníbal..

spring dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.